Deportistas comprometidos con la sociedad

A la lista de aplicaciones deportivas como Runkeeper, Endomondo o Runtastic, ahora hay que añadir RunnerSquare. Esta es la propuesta de una start-up de Sant Cugat del Vallès que no quiere limitarse a monitorizar el entrenamiento de sus usuarios, sino que busca crear una comunidad de forofos al deporte físico para compartir esta pasión.

El app, gratuita para iOS y Android, está pensada para runners, pero también quieren reunir aquellos los que se han sumado al cada día más popular walking. Pero el que diferencia esta herramienta otros es que RunnerSquare tiene un fuerte compromiso con el bien social. El app pone en marcha esta semana una campaña con Oxfam Intermón para recaudar dinero para el Tercer Mundo.

De la pasión al negocio

La idea surge al hablar con un grupo de corredores que tenía el espíritu de fomentar el ámbito social y de compartir con la comunidad el que hacían”, relata Santi Torres, co-fundador del proyecto. Reconoce que no aportan demasiada novedad en cuanto a las utilidades de la app, pero remarca que es el hecho de poder “compartir y comunicar en todas las redes sociales” el que los diferencia. Y es que Runner Square no sólo está pensada para interactuar con los usuarios de la aplicación, también está preparada para subir a Instagram imágenes de los entrenamientos o señalar a Google donde estás para encontrar los otros o que te encuentren en tú.

Más allá de los cálculos habituales como distancia, calorías o ritmo mediano, la aplicación quiere fomentar el que denominan Travel running: “Configurar el destino de un viaje y las rutas, y poner contacto corredores porque intercambien casa suya o simplemente que se conozcan para compartir su hobby”.

Tanto él como los otros cinco socios fundadores son amantes del deporte, una pasión que los ha permitido diseñar la aplicación a las necesidades que ellos mismos tienen.

Entrenadores y nutricionistas personales

RunnerSquare es una secretaria que te dice en todo momento, sea por e-mail o por notificación, el entrenamiento que tienes que hacer”, resume Torres sobre el app. La start-up no tiene entrenadores propios, pero permite que un usuario invite a un profesional y lo asigne como su entrenador porque le tutorice la actividad.

En paralelo, puede obtener un servicio de nutricionista, el cual la empresa ofrece con un acuerdo con una plataforma de profesionales autorizados porque orienten el usuario.

Monetizar un servicio gratuito

Como hacer negocio con una app que tiene coste 0 para el usuario? Es el nuevo paradigma al cual se enfrentan las compañías de base tecnológica que apuestan por los servicios gratuitos. En el caso de RunnerSquare, una fuente de ingresos es lo business network. “Tenemos ofertas de servicios y de fabricantes de marcas deportivas que quieren hacer llegar su publicidad a un target concreto, nuestros usuarios”, explica Torres.

La parte más importante, pero, es el que denominan corporate wellness, que consiste a “customitzar a la empresa porque incorpore hábitos de actividad física y fomente un estilo de vida más saludable”.

Quemar calorías para ayudar el Tercer Mundo

A pesar de que la start-up todavía se encuentra en una fase muy inicial –se encuentran en activo desde abril de 2015-, Torres se muestra orgulloso de los 4.000 usuarios que ya están inscritos al app, por el que esperan que la difusión y su compromiso por el bien social los ayude a seguir creciente.

Por eso, el proyecto Calorías contra el hambre es una de las pasas más importantes que afrontan en esta etapa de consolidación y crecimiento. Se trata de una iniciativa que cuenta con la colaboración de Oxfam Intermón y que pretende convertir las calorías que quemen los usuarios del app en dinero para paliar la falta de agua al mundo.

Esta campaña los ha convertido, según Torres, en la “primera app solidaria, social y saludable”, las tres S que quieren promover a la sociedad. “Si tenemos una comunidad de runners en todo el mundo y podemos, y coger y compartir las calorías que se queman en el Primer Mundo para convertirlas en energía social, podemos ayudar la gente que sufre malnutrición y que vive en condiciones difíciles”, defiende.

Por cada 1.500 calorías quemadas, se recauda 1 euro. Así, si llegan a sumar 50 millones de calorías, lograrán los 30.000 euros que se han marcado y que el ONG destinará a ayudar el Tercer Mundo.

A pesar de la vertiente más solidaria de esta iniciativa, RunnerSquare también quiere que la idea los ayude a incrementar el número de usuarios. Su objetivo es reunir 10.000 runners a finales de junio de 2016, justo cuando se espera finalizar el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *