El fin de los libros y las destructoras de papel

Hay quién dice que, de aquí a no demasiado tiempo, el papel desaparecerá. De hecho, ya no escribimos postales cuando vamos de vacaciones, las facturas nos llegan por correo electrónico y leemos muchas noticias por Internet. Pero me resisto a creer que los libros, diarios y revistas dejarán de ser cómo son para pasar a digitales y cada vez menos se utilizan destructoras de papel para eliminar datos, simplemente hacemos boton derecho “eliminar” y listo.

Una novela entra por los ojos, es evidente, pero poder palpar con las manos cada una de las páginas, girarlas y poner un punto cuando quieres hacer una parada es insustituible. Quizás es que yo soy hecho a la antigua, pero hace un par o tres de años me regalaron un libro digital y prácticamente no lo he utilizado. Intenté leer algo, pero por ejemplo echaba de menos no saber qué grueso tenía el libro, o si faltaba mucho o poco para acabar un capítulo. Además, me encanta tener las estanteries llenas de libros y de vez en cuando dar un vistazo. Pero lo que más me gusta es meter todo ese papel en destructoras de papel.

Yo espero que el tiempo pondrá las cosas a su lugar. En ningún caso quiero desmerecer la importancia de las nuevas tecnologías en la sociedad de hoy en día. Sólo pensar que cuando empecé a hacer de periodista enviaba las noticias por fax… Parece prehistórico! Evidentemente no querría dar un paso atrás, sino todo el contrario. Tenemos que saber encontrar la justa medida de cada cosa. Cuando apareció la televisión, se decía que la radio tenía los días contados. Con los años, vemos que era una profecía totalmente errónea. La radio está hoy en día más en forma que nunca. Por la mañana qué escucháis: Mònica Terribas de Catalunya Ràdio o Jordi Basté de Raigo1? Oi que sabéis de que os hablo?

La eclosión de las nuevas tecnologías ha sacudido el mundo editorial y también el de los medios de comunicación. Hasta no hace demasiado, para saber qué había pasado en el mundo tenías que poner en marcha el televisor o la radio. Ahora no. A través de Internet te enteras de todo y más y con una inmediatez inaudita. Pero pienso que #los medios “convencionales” conservan todavía unos atributos que los hacen fuertes. Estoy hablando de la credibilidad y de la capacidad de reflexión. Si somos capaces de mantenerlos, difícilmente desaparecerán las revistas y los diarios.

Os preguntaréis por qué hoy me ha venido la obsesión de hablar de este tema. Pues precisamente porque La Rella estreno con este número un nuevo formato. Sé que es una apuesta fruto de una larga reflexión y con la voluntad de mejorar. Larga vida al papel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *