El placer de los sentidos

exige sexo telefonicoUno nunca sabe cuando le va a sonar el teléfono y ni que será lo que se encontrará al otro lado de la línea. Mediante una conversación telefónica podemos transmitir sentimientos y sensaciones de diverso tipo.

Entablar una conversación telefónica supone poner hincapié en lo que se dice y en cómo se dice para comprender con exactitud aquello que se intenta transmitir. Un claro ejemplo, bastante pícaro, atrevido y divertido es el sexo telefonico, ya sea con nuestra pareja o llamando a un negocio que se dedica a realizar estos servicios.

Las llamadas eróticas o sexo telefónico constituyen una de las modalidades más seductoras y excitantes para disfrutar y dejarse llevar. En el sexo telefónico podemos jugar y disfrutar sin límites pudiendo representar el papel más erótico y sexual que deseemos para poder encender la llama de la pasión y despertar nuestro placer.

Estas llamadas eróticas son una actividad muy común, ya sea en pareja o llamando a profesionales que lleven a cabo el despertar de la sensualidad. Sin embargo, debido a que se trata de un tema relacionado implícitamente con el sexo se enmascara diluyéndose y escondiendo esta faceta que es más común de lo que nos imaginamos.

Centenares de personas se dedican o se han dedicado en alguna ocasión a practicar sexo telefónico debido a la excitación del momento o a las ganas de sexo. Es cierto que no disponemos de datos ni cifras, pero podemos asegurar que se trata de una práctica bastante cotidiana.

El sexo, a pesar de ser un fenómeno y una cuestión totalmente propios del ser humano, parece estancarse en un círculo vicioso en el que por mucho que la sociedad evolucione aún habrá obstáculos en la concepción sobre el sexo.

El sexo es algo natural y propio, es el medio mediante el cual nos reproducimos y aún así somos testimonios de una crudeza y una adversidad demoledora en ciertos sectores e individuos de nuestra sociedad.

Los prejuicios, los tabúes y la desinformación (así como la manipulación) forman un compendio y un panorama bastante desolador en aquellos que se dejan influenciar de mala manera por aquellos que pretenden regir la vida y la conducta sexual de los demás haciéndoles creer que el sexo es algo malo y perjudicial.

pecado sexoSiglos atrás se concebía el sexo como un acto de pecado y vicio y desgraciadamente hoy en día hay algunos personajes que siguen pensando lo mismo que antepasados nuestros. Queda plasmada, por tanto, la mentalidad y la escasa evolución de ciertos individuos de nuestra sociedad a pesar de los años que han pasado y de la multitud de información y cuidados que disponemos para con el sexo.

Debemos comprender, por tanto, que una buena educación sexual puede favorecer nuestras relaciones físicas y emocionales de una forma inimaginable. Sentar unas buenas bases educativas constituye un factor esencial para disfrutar y gozar de la experimentación y la exploración de nuestro propio cuerpo con tal de descubrir el placer propio. Debemos, por tanto, disfrutar de los placeres de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *