La burbuja del lujo

El lujo es aquello exclusivo, valioso, poderoso así como de gran calidad y de elevado precio. El lujo es aquello que anhelamos poseer generalmente más por capricho que por necesidad. El mercado del lujo es un continuo desenfreno, un frenesí inagotable e insaciable que siempre está en movimiento, imparable, indomable gracias a las exigencias de los consumidores que favorecen que este mercado nunca se agote.

El lujo lo podemos encontrar en distintos lugares, sectores e industrias dependiendo de nuestras necesidades y caprichos. Uno de los lugares donde más se aprecia el lujo es en la ciudad condal, y el sector en el que más vislumbramos el interés de la exclusividad es en la inmobiliaria lujo Barcelona.

Las viviendas de lujo despiertan el interés de prácticamente todo el mundo. Sin embargo, muy pocos pueden permitirse este capricho dado el desembolso económico que supone. El gran poder comercial de las inmobiliarias de lujo es imparable a pesar de la crisis económica, pues es cierto que las desigualdades sociales son más patentes y visibles hoy en día generando una gran pobreza, pero también es cierto que ha crecido el número de personas ricas y ello ha beneficiado el mercado del lujo en sus distintas facetas.

El placer del lujo es indescriptible, cada uno goza de una manera única cuando posee algo de gran valor y que además anhelaba poseer. El valor de la exclusividad posee un denominador común y básico: la estética convencional.

Debemos entender que el lujo no es meramente la calidad en todos y cada uno de los sentidos de aquello que adquirimos, por ejemplo: si compramos una casa de lujo en Barcelona dispondremos de grandes facilidades y ventajas como la aplicación de innovadoras tecnologías en el hogar, una ubicación excelente, espacios amplios, dispositivos de última tecnología, recintos o espacios recreativos y/o de ocio (piscina, jardín, terraza, sala de juegos…), entre otros. Es decir, el contenido y el continente de una vivienda de lujo es imprescindible pero también el hecho de alardear de ello.

El lujo es un placer que siempre se está innovando con tal de cumplir con las más altas expectativas. La originalidad, el refinamiento, la belleza, los detalles… son conceptos a tener en cuenta cuando creamos o construimos un bien para el mercado del lujo. Además, debemos tener en cuenta otro concepto que debemos aplicar siempre y de forma esencial: la calidad.

El lujo es un mercado que vende pues las aspiraciones están ahí. El apetito del lujo es algo insaciable, algo en constante movimiento mejorándose y perfeccionándose con tal de ofrecer obras exquisitas. El desarrollo del lujo está imparable, como por ejemplo en el sector inmobiliario que, pese a la crisis económica, sigue batiendo record de forma inagotable.

El lujo en la industria de las inmobiliarias ofrece viviendas exclusivas garantizando un hogar de ensueño. Como hemos apuntado antes, Barcelona se erige como una de las ciudades selectas en cuanto a lujo se refiere y por ello cada vez más personas, de origen nacional e internacional, compran viviendas en esta ciudad gracias a las excelentes condiciones climáticas, la calidad de vida, y la gran oferta de ocio y cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *